Rafael Martín, director de Expansión de Grupo Marcal

Publicado por:

Gaceta del Emprendedor (GE): ¿Puede empezar definiendo brevemente lo que es Grupo Marcal?

Rafael Martín (RM): Grupo Marcal es una empresa que se constituye en 2007, que comienza siendo una administración de fincas y un despacho de abogados. Desde entonces hasta ahora hemos crecido, pues al realizar un estudio de mercado nos damos cuenta de que un 85% de vecinos de comunidades mostraban disconformidad con la gestión de sus fincas.

Como consecuencia, decidimos involucrarnos en mejorar la gestión de las comunidades de propietarios. Y el primer paso que dimos fue crear un sistema informático específico, diseñado por nuestros programadores. Lo que a su vez desemboca en un nuevo modelo de gestión, gracias al cual hemos reducido notablemente los tiempos de resolución de incidencias y conseguido una comunicación entre vecino y administrador mucho más fluida.

GE: y ¿se trata de un buen sector, de un nicho de negocio interesante para un emprendedor que esté pensando entrar en él?

RM: Es un sector que tiene dos aspectos muy positivos: si eres profesional, te va a ir bien, ya que se trata de una actividad estable y de alta rentabilidad. En nuestro caso, el tener despacho de abogados propio ofrece mucha seguridad a las comunidades de propietarios, ya que garantiza que todas las decisiones adoptadas en la finca, se tomen con una base legal y un respaldo jurídico. Así que si alguien está pensando establecerse por su cuenta deberá tener en cuenta este hándicap.

Y también es muy importante la transparencia administrativa. Cuando nos hacemos cargo de una comunidad le hacemos una página web que denominamos ‘comunidad virtual’, y le trasladamos toda la información relativa a esa finca: informes contables, incidencias, actas… Como todo está en la ‘nube’, el vecino lo único que necesita para consultar los datos es Internet, y si lo hace a través del móvil le hemos incluido otra funcionalidad, siempre que su comunidad lo autorice: ponemos un aparato en la puerta del garaje para poder abrirla y cerrarla con el teléfono, y por lo tanto el vecino dispone del servicio sin ningún coste.

El sector es interesante porque, mires donde mires hay clientes potenciales. Y por otro lado, el Estado, a través de Hacienda, está empezando a fiscalizar las comunidades de vecinos; es decir, comienza a tratarlas como empresas. Empezamos hace tres años, con la presentación del modelo 347, y ahora, en 2018, lo que se les está exigiendo a las comunidades es que tengan firma digital; con lo cual están obligados a tener un administrador o un asesor.

GE: Entonces, si es una actividad lucrativa, ¿por qué un emprendedor ha de entrar en él de la mano de una cadena de franquicias, y no por su cuenta?

RM: Muy sencillo: porque a través de una enseña de franquicia seria, con cada uno de sus departamentos perfectamente operativos, se va a encontrar una gran cantidad de procesos ya resueltos. Somos organizaciones puestas en marcha con la intención de crecer, y por eso hemos implementado la central de modo que pueda dar servicio a la red de unidades operativas a medida que vaya creciendo la cadena.

Grupo Marcal cuenta ya con 30 oficinas en marcha, de las cuales tres son en propiedad, por Santander, País Vasco, Jaén, Valladolid, Segovia, Sevilla… y eso que aún estamos empezando. Es decir, que sabemos muy bien lo que es poner en marcha un establecimiento desde cero, y en eso ayudamos al máximo a cada nuevo franquiciado.

«A través de una franquicia seria, con cada departamento
operativo, el candidato a franquiciado se va a encontrar
una gran cantidad de procesos ya resueltos».

 

 

GE: ¿Cuál sería el retrato-robot del posible franquiciado idóneo para su cadena?

RM: Nuestro perfil ideal es el de una persona joven, de entre 30 y 45 años, con buena formación académica y con ganas de emprender, ya que el éxito nunca llega solo, es necesaria una buena dosis de esfuerzo.

Es bueno que se identifique con los principios que nos ha inculcado nuestro padre, pues esta es una empresa familiar. Valores como honestidad, humildad y trabajo en equipo son la filosofía del grupo. Nuestra política de calidad está orientada hacia la satisfacción total del cliente, basada en la profesionalidad de nuestros administradores.

Estamos en un proceso de reconocimiento de marca en toda España, y para ello intentamos mejorar cada día el prestigio obtenido a base del esfuerzo diario. Por eso, también tratamos de que los proveedores de las comunidades mantengan con nosotros las tarifas más competitivas, para que de ese modo los inmuebles que gestionamos tengan los mejores servicios al mejor precio.

GE: ¿Qué tipo de local hace falta para poner en marcha una agencia de Grupo Marcal?

RM: Un establecimiento a pie de calle con una superficie de 50 o 60 metros cuadrados preferiblemente diáfanos, como es lógico evitando zonas de extrarradio y también aquellas otras con demasiado tráfico peatonal, pues no es preciso un emplazamiento en primera línea comercial, donde se disparan los alquileres.

Cuando empiezas a crecer en tu localidad o en tu zona, lo más lógico es abrir una segunda oficina, para que el trato personalizado que estás dando no pierda calidad.

GE: ¿Y de qué inversión estamos hablando?

RM: Con un desembolso inicial de entre 16.000 y 18.000 euros la oficina puede quedar montada, siempre y cuando no sea necesario efectuar grandes reformas al local. Tenemos un canon de entrada de 12.800 euros, y sendos pagos periódicos, en este caso mensuales, que se dividen en un 3% de la facturación de ‘royalty’ de funcionamiento y otro 3% que se destina al mantenimiento del ‘software’ propio y la página web corporativa que diseñamos para el franquiciado a la firma del contrato de franquicia. De este modo, las herramientas tecnológicas que le proporcionamos son tan completas que el franquiciado lo único que tiene que hacer es ocuparse de su día a día.

De este modo, las herramientas tecnológicas que les proporcionamos, son tan completas que el franquiciado lo único que tiene que hacer es ocuparse de su día a día. Hay otras  en nuestro país.

Hasta donde me consta, hay otras empresas de este sector que también están en proceso de expansión bajo el modelo de la franquicia, pero la rentabilidad que ofrece Grupo Marcal no la ofrece ninguna otra franquicia dedicada a esta actividad en España. Y sobre todo desde que incorporamos la correduría de seguros a nuestro concepto de negocio, momento en el que hemos tenido un crecimiento importante, porque a todas las comunidades que gestionamos les estamos abaratando de manera sustancial las pólizas comunitarias; hablamos de un 30%, un 40% e incluso un 50%. Disminuyendo primas y aumentando coberturas al final conseguimos aumentar nuestra facturación.

No obstante, cuando formamos a los franquiciados hablamos de un plan de viabilidad en el que los precios están marcados adrede al alza. Las 8 ó 10 primeras comunidades de vecinos son las que más cuesta conseguir; cuando llegas a 12 ó 15 la labor comercial casi desaparece, y es cuando empieza a tomar sentido la oficina; hasta ese momento, el franquiciado pasa casi más tiempo fuera, con la labor comercial. De 15 a 30 se llega con cierta facilidad, y después se produce una pausa en la que es bueno sentarse a ordenar la documentación. Hasta el medio centenar hay otro “tirón”, y alcanzamos entonces un punto en que seguir adelante o no ya depende mucho de la ambición personal de cada uno: tenemos franquiciados que, en un año y medio, han abierto una segunda oficina, y otro que no, que prefieren mantenerse ahí y cuidar lo conseguido.

«Tratamos de que los proveedores mantengan las tarifas
más competitivas, para que nuestra comunidades
tengan los mejores servicios al mejor precio».

Diseño web para franquicias

 

GE: ¿Puede ser un poco más específico en la calidad de esa formación dirigida a los franquiciados?

RM: Es una de las áreas que nos tomamos más en serio en esta compañía. Cuando el franquiciado se une a la cadena le impartimos una semana de formación en completa nuestras oficinas. En todo caso, hablamos siempre de una formación continua, por lo que va a seguir aprendiendo con nosotros durante toda la vigencia del contrato.

Ah, y no solo para el franquiciado, sino para el personal de nuestra delegación central. En la actualidad, se están impartiendo cursos de inglés gratuitos a los trabajadores, a la par que se van formando en cuanto a la nueva legislación como la protección de datos, o los trámites a realizar para obtener la firma digital para las comunidades de vecinos, obligatoria desde enero de este año.

De cara al franquiciado nosotros tenemos una formación reconocida hasta el punto de que hay muchos asociados que quieren colegiarse, aunque no es obligatorio; bien es verdad que es algo que el cliente valora. Si eres asociado de Grupo Marcal puedes realizar un curso en línea, que tiene una duración de entre 6 y 8 meses, que te permite obtener el título oficial por la Universidad Antonio de Nebrija.

GE: ¿Puede explicar cuál es la rentabilidad de este negocio, se gana con una franquicia de Grupo Marcal?

RM: La facturación de Grupo Marcal no se basa solo en la administración de fincas, sino en el despacho de abogados, en la asesoría y en la correduría de seguros. Pero yo diría que lo importante no es tanto la rentabilidad puntual de cada uno de estos segmentos, como la estabilidad de una clientela satisfecha que te sirve de prescriptora y te granjea nuevos clientes.

Todo franquiciado que lleva con nosotros un par de años completos está por encima de los 10.000 euros mensuales de facturación. Durante el primer año, que es el más duro, tienes que cerrar el ejercicio habiendo alcanzado los 5.000 o 6.000 euros mensuales, y siempre trabajando sobre las cuatro áreas mencionadas: administración de fincas, despacho de abogados, correduría de seguros y asesoría.

Una comunidad de 30 vecinos con un administrador que solo lleva a cabo la tarea de gestionar la finca, a 5 euros por vecino, cobraría 150 euros al mes. Nosotros además nos ocupamos de la eficiencia energética de la finca, cubrimos la parte de seguros, etcétera, y todo esto nos lleva a facturar por encima de los 3.000 euros. Por tanto la rentabilidad depende de lo que se involucre el franquiciado con cada nuevo cliente.

El modelo que proponemos está ideado para crecer; hemos robotizado todas las acciones llamémosles repetitivas, y lo último que estamos usando es un gestor de llamadas. Acortamos procesos y tendemos a que el vecino de cualquier comunidad tenga toda la información que necesita a golpe de ratón.

GE: ¿Qué objetivos de crecimiento tienen establecidos como empresa y como cadena de franquicia?

RM: Nos propusimos el objetivo de alcanzar el centenar de oficinas abiertas en una década, pero entendemos que no es bueno dar nuevos pasos hacia delante sin tener las espaldas bien cubiertas. Este año sopesamos llegar al medio centenar de oficinas desde las 30 abiertas actualmente, y sobre todo evitar que cualquiera de las existentes tenga problemas que la lleven a cerrar.

GE: Grupo Marcal también es muy activo en responsabilidad social corporativa, ¿no es cierto?

RM: Es otro objetivo fundacional de mi padre. Tenemos una relación estrecha con la Fundación Aladina, porque desde el principio nos encanto su manera de trabajar: el dinero se destina tanto a los niños enfermos de cáncer como a sus familiares, que también lo sufren.

Por eso, se nos ocurrió la idea de crear un peluche –y adquirimos miles de unidades– llamado Marcalito, y está en todas nuestras oficinas a un precio simbólico para ayudar a esta gran causa. Recientemente hicimos una donación de 3.000 euros, que puede no parecer una cifra muy elevada, pero hacemos donaciones pequeñas y continuas, que es lo importante, por un tema de conciencia social. Por supuesto, todos los franquiciados están involucrados.

 

Fuente: https://www.gacetaemprendedor.tk/2018/03/grupo-marcal-estabilidad-franquiciado-ambicion/

0

Sobre el autor: